Entradas

El proyecto de la Ventanilla Única de mujeres autónomas de la AVA Asociación Vasca de Autónomos y Fundación Vital Fundazioa, nació con el total convencimiento de que las mujeres, somos un “grupo” desatendido, dentro de un colectivo, el de las personas trabajadoras por cuenta propia, descuidado.

A la vulnerabilidad de las personas que deciden emprender, hacerse cargo de negocios y de todo lo que conllevan, hay que añadirle todas las amenazas, retos etc. a las que nos enfrentamos nosotras, por el simple hecho de ser mujeres. (Haber nacido, crecido y/o ser socializadas como mujeres)

La Asociación Vasca de Autónomos, lleva casi 10 años luchando por los derechos del colectivo autónomo, y no había sido posible hasta ahora, gracias a la colaboración de Fundación Vital-Vital Fundazioa, incidir y crear un espacio propio para las mujeres.

Decía Virginia Wolf hace casi 100 años, que las mujeres necesitaban dinero y un cuarto propio para escribir novelas, y casi 100 años después, sería falaz decir que ya disponemos de todos los espacios necesarios para poder desarrollarnos personal y profesionalmente.

Uno de los objetivos de La Ventanilla Única de Mujeres Autónomas, es precisamente, crear espacios para mujeres, compartir espacios amables en los que poder ser. Espacios para hablar de nuestras experiencias yhacernos fuertes, compartir nuestros miedos y, quizás, sentirnos menos vulnerables al ver que son compartidos, compartir nuestras experiencias para aprender unas de otras, de los errores y aciertos. Espacios, en los que reflexionar sobre nuestras necesidades y encontrar aliento para ir tras ellas.

Y por supuesto, para celebrar, premiarnos y visibilizar nuestra fortaleza.

 

Con esa intención, creamos este espacio propio, esta vez virtual, en el que algunas de nuestras profesionales deciden compartir y abrirse para socializar sus experiencias y que esta fuerza que se genera cuando las mujeres nos juntamos a atendernos, desahogarnos y aprender juntas, se expanda.

 

Agradecemos a estas grandes profesionales su sinceridad y valentía.

Alejandra Herranz
Arrate Sarasua
Covadonga Reinoso
Isabel Gómez
Marisa Álvaro 

 

 

 

 

Arrate Sarasua, Coach y formadora participante en la Ventanilla Única de Mujeres Autónomas, nos hace llegar este texto interesante, titulado “Autoliderarse para liderar” para que compartamos con las mujeres que participaron en el taller del pasado jueves. Como nos parece interesante, lo extendemos a todas/os.

Gracias Arrate.


Autoliderarse para liderar

El coaching ayuda a descubrir nuevos enfoques para lograr aquello que queremos conseguir. El coaching profesional es una disciplina que utiliza distintas habilidades de comunicación (escucha, el poder de la pregunta, aclaraciones, replanteamientos,…) entre otras técnicas para ayudar a nuestros clientes a descubrir nuevos enfoques para lograr sus objetivos, metas y demás deseos.

La figura del coach será acompañar a la persona a través de un viaje de exploración interior desde el inicio de su conflicto hasta la resolución del mismo

No nos olvidemos que el coaching no es terapia ni psicoterapia. El coaching consiste en desbloquear, la expansión de nuestra resiliencia, alguien que nos dirija mediante preguntas adecuadas y, sobre todo, falta de juicios o censuras. El coach simplemente nos ayuda a identificar obstáculos y resolver conflictos de forma natural con nuestras propias habilidades.

El ser humano tiene tendencia a auto-boicotearse; somos especialistas en auto-boicotearnos y nos olvidamos de todo lo que hemos conseguido. El objetivo del coach es hacerle ver al cliente todo lo que ha conseguido a lo largo de su vida, de manera que la persona se empodere, crezca y empiece a seguir adelante.

Liderarse para liderar

Me atrevería a defender que nadie, absolutamente nadie, podrá ejercer adecuadamente el liderazgo sin haber aprendido primero a liderar su propia existencia, ser capaz de liderar su propia existencia.


¿Cómo conseguirlo?

En primer lugar, con auto-conocimiento. Entendido como la toma de conciencia de quienes somos, qué es lo que nos motiva, cuáles son nuestras luces-sombras y aceptarnos tal y como somos

En segundo lugar, aprendiendo a definir claramente nuestros objetivos y asumiendo las acciones que deberemos de realizar, diseñándolas y llevándolas a cabo desde nuestra zona de control; aquella posición en la que podemos hacer y no desde el que los demás deben cambiar para que podamos llegar a donde nos proponemos.

En tercer lugar, aprendiendo a gestionar nuestras emociones y hacernos responsables de las mismas. Aprender a escuchar a nuestras emociones, aceptándolas tal y como vienen.

Conocer nuestras fortalezas nos hace personas seguras. Conocer y aceptar nuestras sombras nos hace invencibles

Un buen líder saber conocer su capacidad, las utiliza y las ofrece. Un líder excepcional sabe no avergonzarse de sus áreas de mejora, sabe dónde buscar el contrapunto en sus colaboradores, sabe hacer brillar las fortalezas de los que le rodean y mezclar todos estos ingredientes para que el resultado sea beneficioso para todos.

Cuando nos aceptamos como personas vulnerables y fiables, cuando aprendemos a no juzgarnos y a perdonarnos, hemos alcanzado la capacidad de perdonar y ayudar a otros a mejorar. Todo parte de nosotros mismos.

Auto-liderazgo

Todo empieza en el interior de la persona aplicando los principios del auto-liderazgo. Una vez que lo hemos conseguido, podremos liderar creando valor a la gente, incluso podremos llegar a liderar una organización dando prioridad a los valores, a la cultura y a la estrategia.

El liderazgo se inicia liderando desde el ser, aprendiendo a fluir como ser humano, liderándose a uno mismo; es decir, debemos aprender a auto-gestionarnos. ¿Qué quiero realmente para mí?, ¿Qué quiero ser? Debemos tener claro lo que nos motiva, nuestras intenciones.

Es tener claro por qué hacemos lo que hacemos. Establecer un por qué nos ayuda a dar sentido a nuestros actos. No es reflexionar sobre el sentido de nuestra vida, sino conseguir dar sentido a nuestra vida. Es aprender a seguir una dirección y auto motivarnos para seguirla. Este líder es aquel que se prepara para auto liderarse, aquel que tiene la capacidad de verse a sí mismo, el que irradia calidad humana.

El líder debe aprender a fluir como el agua, sin bloqueos ni barreras; responde y actúa sin quejarse. Está centrado, tiene equilibrio, se siente firme, tiene los pies sobre la tierra. Y ello pase lo que pase

Y una vez que tiene ese control ya podrá influir en los demás incluso confluir dando prioridad a los valores, cultura y objetivos necesarios a solucionar.

Aprendamos a auto liderarnos!!

 

Arrate Sarasua
Coach participante en la Ventanilla Única de Mujeres Autónomas